¡Mil millones de millares de mil demonios!: Cuando el erotismo en el mundo de Tintín es parodia

Volver a Actualidad — martes 22 junio — 2021 por  Morgan Schaaf
avatar

Cuando uno piensa en Tintín, le viene a la cabeza las aventuras del reportero más famoso del mundo y las historietas de Tintín, Haddock, Milú, Hernandez y Fernandez o Castafiore -entre otros-, ideadas por el belga Hergé en unos comics que han marcado muchas generaciones.

No obstante, pensar en Tintín no es pensar en historias de amor o novelas de color rosa, y mucho menos en la sexualidad de los personajes. De hecho, el mundo de Tintín destaca por el buen compañerismo de los personajes -sin ningún tipo de atracción-, además de ser huérfano de personajes femeninos, debido a la propia voluntad de su autor de no caricaturar la imagen de la mujer.

Pues bien, esta cuestión ha sido precisamente el objeto de una interesante Sentencia francesa, dictada por el Tribunal Judiciaire de Rennes, en relación con una demanda por infracción de derecho de autor y competencia desleal formulada por la sociedad MOULINSART (sociedad responsable de la explotación de los derechos sobre Tintín) contra el artista bretón Xavier Marabout, por su obra Hergé-Hopper, en la que muestra una agitada vida sentimental del reportero en un universo del célebre pintor americano Hopper.

En este sentido, la demanda formulada por los derechohabientes de Hergé trae causa de la explotación y reproducción, sin autorización, del universo de Tintín -y en particular de sus personajes- en unas obras del pintor Xavier Marabout. Por su parte, el pintor bretón se defendió alegando la falta de originalidad de los personajes de Tintín y la excepción de parodia, además de denunciar la realización de actos de denigración por parte de la sociedad MOULINSART, por mor de unos requerimientos enviados a varias galerías de arte que dieron lugar a la retirada de las obras supuestamente infractoras.

Pues bien, tras recordar que la protección conferida a la obra de Hergé por derechos de autor se extiende a todos los personajes de las aventuras de Tintín de forma independiente, el Juzgado francés centra su análisis a la excepción de la parodia, a la luz de los esquizofrénicos requisitos fijados por el Code de la Propriété intellectuelle. De este modo, gran parte de la Sentencia radica en determinar si la obra de Marabout (i) permite la inmediata identificación con la obra de Hergé, (ii) se diferencia suficientemente de la obra original, así como determinar si (iii) existe una intención jocosa o critica de la obra original.

Mientras que los derechohabientes de Hergé alegaban que las pinturas de Xavier Marabout no provocan la risa – y ni tan siquiera una sonrisa-, Xavier Marabout defendía que la parodia de su obra trae causa de la confrontación del personaje de Tintín con situaciones desconocidas en la obra de Hergé, como es su representación en escenas con connotaciones sexuales junto con mujeres en el universo del pintor Hopper, generalmente austero y antagónico del estilo de la “línea clara” de Hergé.

En su Sentencia de 10 de mayo de 2021, el Juzgado francés ha seguido la posición mantenida por el pintor, considerando que la obra de Marabout permite la fácil identificación de la obra parodiada de Hergé -en la medida en que reproduce de manera reconocible sus protagonistas-, a la vez de diferenciarse de la misma, puesto que cambia el soporte (pintura vs comic) y vuelca los personajes en un atmosfera y situaciones contrarias a las de Hergé, de tal manera que el público no se puede confundir sobre la autoría de la obra.

Además, el Juzgado considera que existe una clara intención humorística del pintor, basada en la yuxtaposición de personajes del universo de Tintín en un mundo de adulto, llevando al público a imaginarlos en situaciones sentimentales y sexuales que provocan cierto efecto jocoso. Este efecto jocoso se ve acentuado por la incongruencia de estas imágenes amorosas en un ambiente dimanante de la interpretación realizada por el artista francés de la austeridad y tristeza de la atmosfera de la obra de Edward Hopper.

A mayor abundamiento, el Juzgado considera que existe también un cierto aspecto critico a la obra de Hergé, que también puede dar lugar a la excepción de parodia. En este sentido, y sin mostrar contenidos sexuales explícitos, el Juzgado considera que la obra de Marabout invita al público a plantearse si Tintín tiene adiciones, si puede estar triste y deprimido, o incluso cuál es su orientación sexual, contrarrestando claramente con la visión del Tintín como un héroe y personaje de una vida trepidante mostrada en la obra de Hergé.

Por este motivo, el Juzgado desestima integradamente la demanda de los derechohabientes de Tintín, acordando que el uso de la obra de Hergé sin la autorización de los titulares de derechos se ve justificado por la concurrencia de la excepción de parodia. Es más, este procedimiento se ha vuelto en contra de la sociedad MOULINSART, ya que para colmo, deberá indemnizar al artista bretón por un total de 30.000 euros por las perdidas sufridas por mor de los actos de denigración realizados hacia galerías de arte en cuanto a su obra, además de las costas del procedimiento.

Esta Sentencia no es firme por lo que yo aun diría más, parece que este procedimiento continuará…

Comparte: