Jeff Koons condenado (una vez más) por plagio por la Cour d'Appel de Paris

Volver a Actualidad — martes 21 enero — 2020 por Morgan Schaaf
avatar

En este post, nos hacemos eco de un interesante caso de derecho de autor francés, en el que los herederos del fotógrafo Jean-François Bauret demandaron al célebre artista estadunidense Jeff Koons por la vulneración de los derechos de autor atesorados sobre la fotografía “Enfants” a raíz de la escultura “Naked”, que forma parte de la colección de obras denominadas “Banality”, en la que el artista americano mezcla pop-art y kitsch. El procedimiento fue asimismo dirigido contra el Centre Georges Pompidou, en el que se iba a acoger, en el momento de los hechos, una exposición del artista americano de la que formaba parte la escultura controvertida.

(“Enfants” a la derecha y “Naked” a la izquierda)

En vista de lo anterior, los herederos del fallecido artista francés mandaron una carta requerimiento, tanto a Jeff Koons como a su sociedad Jeff Koons LLC, solicitando la renuncia a exponer la obra litigiosa en Paris, requiriéndose asimismo eliminar cualquier reproducción de la mencionada escultura en folletos o catálogos publicados sobre la exposición. No habiéndose recibido respuesta, los herederos también remitieron otra carta, esta vez al Centre Georges Pompidou. Finalmente, la escultura litigiosa no fue expuesta, como consecuencia de los daños que había sufrido durante su traslado a Paris, si bien su imagen había sido reproducida en catálogos sobre la exposición así como en reportajes difundidos en la televisión francesa.

Por ello, los herederos de Jean-François Bauret se vieron obligados a interponer la correspondiente demanda por infracción de derechos de autor contra Jeff Koons, su empresa y el Centre Georges Pompidou, por la infracción de los derechos de autor atesorados sobre la fotografía “Enfants”, solicitándose el resarcimiento de los daños sufridos desde el punto de vista patrimonial (por la ilícita reproducción y comunicación pública de la obra) y por la vulneración del derecho moral del autor del artista francés (por la vulneración del derecho de paternidad y por haber transformado la obra originaria del fotógrafo).

Las demandadas se defendieron, alegando básicamente que (i) la obra carece de protección al amparo del Code de la Propriété Intellectuelle, al no tratarse de una obra original; (ii) la escultura “Naked” no reproduce los elementos de la obra anterior, si bien se reconoce la existencia de una inspiración; (iii) el mensaje divulgado por Koons difiere sustancialmente del mensaje de Bauret, dado que mientras que la representación de los niños en “Naked” retrata a Adam y Eva junto con el nacimiento del deseo sexual, la obra originaria trata de transmitir la pureza, ternura y pureza de la niñez, sin que exista connotación sexual alguna; (iv) la obra “Naked” se encuentra amparada por la libertad de expresión y (v) resulta de aplicación la excepción de la parodia.

Pues bien, en su Decisión de 17 de diciembre de 2019, la Cour d’Appel de Paris ha dado la razón a los herederos del fotógrafo francés, confirmando la Resolución dictada en primera instancia por el Tribunal de Grande Instance de Paris, condenando una vez más por plagio al transformador de obras más famoso.

En primer lugar, el Tribunal de Apelación francés confirma la originalidad de la fotografía “Enfants”, y a la postre, su protección al amparo de las normativas de derecho de autor, poniendo de manifiesto que la fotografía “Enfants” es el resultado de la combinación de diversos elementos expresamente elegidos por Jean-François Bauret (niños desnudos fotografiados en un estudio en blanco y negro, sin accesorio alguno cuya postura se inscribe dentro de una forma geométrica especifica), así como de las elecciones creativas y estéticas del fotógrafo, reflejándose en la obra la personalidad de su autor.

Por otro lado, y en lo que respecta a la existencia de la vulneración de los derechos conferidos por la obra original, el Tribunal francés señala que Koons ha reproducido, en su obra “Naked”, la combinación de todos los elementos característicos y esenciales que confieren a la fotografía “Enfants” su carácter original, independientemente que la escultura litigiosa haya incorporado elementos adicionales que no se encuentran reflejados en la fotografía originaria (como es el caso del ramo de flores, que otorga a la escultura “Naked” un significado diferente a la obra de Bauret).

Finalmente, Koons alegó la concurrencia de excepciones al derecho exclusivo atesorado por Bauret sobre la fotografía “Enfants” (y a la postre, a sus herederos), que son su libertad de expresión y su libertad de creación artística, la existencia de “fair use” en el marco de la inspiración de los artistas, así como la existencia de una parodia de la obra originaria, en vista de que se inspiró de la fotografía para transmitir un mensaje opuesto al de “Enfants”.

En relación con la libertad de expresión y creación artística, el Tribunal parisino -tras recordar que es necesario buscar un equilibrio justo entre estas libertades fundamentales y el derecho de autor-, rechaza los argumentos esgrimidos por las demandadas, puesto que el uso de la fotografía de Bauret no era necesario para que Koons pudiera expresar su libertad artística, dado que habría podido recurrir a otras muchas imágenes de niños para expresar su mensaje que no sean el fruto de una obra original, independientemente del conocimiento o no de la obra “Enfants”, fuente de su inspiración por parte del público.

En relación con la parodia, el Tribunal rechaza su aplicación, señalando que no concurre en este supuesto los requisitos fijados por el TJUE en la Sentencia de 3 de septiembre de 2014, en la medida en que la escultura “Naked” no tiene carácter jocoso, además de no ser susceptible de provocar la risa del público ni de permitir la identificación de la obra originaria de Bauret.

Por ello, la Cour d’appel condena solidariamente a Koons y al Centre Georges Pompidou a indemnizar a los herederos del fotógrafo francés, por los perjuicios patrimoniales sufridos y la vulneración del derecho de paternidad de Bauret sobre la obra “Enfants”, si bien rechaza la reclamación de la violación de los derecho morales por la falta de respeto a la obra original, en la medida en que el órgano jurisdiccional francés considera que la escultura “Naked” es a su vez la expresión de las elecciones artísticas de Koons, así como de su sensibilidad, por lo que goza también de protección por derecho de autor.

Comparte: