La propiedad industrial genera el 42% de la actividad económica de la UE. Breve análisis de los incentivos fiscales y principales modificaciones del Patent Box

Volver a Actualidad — viernes 25 noviembre — 2016 porBaylos
avatar

La calidad es justamente recompensada. Y si Europa parece, bajo muchos aspectos, desorientada, una seguridad es que cuando sus empresas utilizan marcas y patentes, crecen Pib, ocupación y export.

Las empresas que utilizan en su ciclo productivo derechos de propiedad intelectual generan más del 42 % de la actividad económica total llevada a cabo en la Unión Europea -alrededor de 5,7 billones de euros anuales-, según un estudio elaborado conjuntamente por la Oficina Europea de Patentes (EPO) y la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), publicado el pasado mes de octubre, sobre el impacto de la propiedad industrial en la economía de los Veintiocho, en términos de Pib, ocupación, salarios y comercio.

El informe revela que el 38 % de la totalidad del empleo de la UE (82 millones de puestos de trabajo) también procede del sector de la propiedad industrial. Además, los salarios con independencia del tamaño de las empresas son, medianamente, superiores en un 46 % en comparación con los salarios de los trabajadores de los demás sectores.

El presidente de la OEP, Benoît Battistelli, ha afirmado que los activos intangibles cobran cada vez mayor importancia para las empresas innovadoras, especialmente para las pymes, pero también para los centros de investigación y las universidades". No obstante, para mantener la competitividad a nivel global, Europa tiene que promover aún más el desarrollo y el uso de nueva tecnología e innovaciones.

Por su parte, el director ejecutivo de la EUIPO, el portugués António Campinos, subraya la importancia del "reto de garantizar que los derechos de PI sean más accesibles para todas las empresas, incluidas las pymes, y se protejan eficazmente frente a vulneraciones, al objeto de ayudar a la UE a mantener sus fortalezas innovadoras y seguir promoviendo el empleo y el crecimiento".

A tal efecto, durante los últimos años los Estados miembro han implementado a nivel nacional incentivos fiscales en materia de propiedad industrial. En particular, es de especial transcendencia el Patent Box, medida de carácter general que tiene su origen en la Directiva Comunitaria Interest & Royalty (2003/49/C).

El Patent Box es un incentivo fiscal que premia la innovación y fomenta la creación y explotación de patentes y nuevos diseños. En España, el régimen de la Patent Box ha sido modificado recientemente mediante la Ley 48/2015, por la que se aprueban los Presupuestos Generales del Estado para el 2016 (LPGE), siguiendo las directrices del plan BEPS (Base Erosion and Profit Shifting- Proyecto contra la Erosión de bases y traslado de beneficios) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), cuyo informe fue publicado en octubre de 2015.

La LPGE ha incluido una serie de modificaciones en la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades, en particular en su artículo 23. La modificación pretende potenciar la aplicación del régimen de Patent Box cuando concurre el requisito de "actividad innovadora sustancial" desarrollada directamente por el contribuyente, o, dicho de otro modo, se penaliza, disminuyendo la reducción, a aquellos otros contribuyentes que subcontraten o adquieran de terceros los activos, servicios o inversiones que dan lugar a los intangibles susceptibles de acogerse a este régimen.

Mediante esta fórmula se pretende limitar el disfrute del incentivo fiscal en favor de aquellos contribuyentes que acrediten haber desarrollado directamente una actividad "inventora" frente a aquellos otros contribuyentes que se limiten a encargar o comprar a terceros, ya en España, ya en el extranjero, el fruto de dicha actividad inventora.

Finalmente, es importante destacar la importancia de esta medida fiscal que incentiva la innovación, representando un impulso para los nuevos proyectos de los emprendedores y una manera de fomentar el desarrollo de la actividad económica española y, en general, europea.

Para más información respecto a esta noticia, puede contactar con h.sassoli@baylos.com

Comparte: