Blog

Geobloqueo, competencia, videojuegos y derechos de autor. El Tribunal General como boss final.

viernes, 27 de octubre de 2023

Sentencia del Tribunal General de la Uni贸n Europea, de 27 de septiembre de 2023. Asunto T-172/21.

La empresa estadounidense Valve Corp. (en adelante, Valve) explota la plataforma聽online聽de videojuegos Steam. Los videojuegos compatibles con dicha plataforma se desarrollan por editores que conceden licencias no exclusivas sobre los juegos a Valve, a cambio de lo cual, Valve les concede una licencia de tecnolog铆a Steam, as铆 como un servicio de soluciones t茅cnicas (Steamworks).聽

Dichos videojuegos se pueden adquirir tanto dentro de la plataforma (Steam Store), como a trav茅s de distribuidores, en cuyo caso el usuario deber谩 activar el juego mediante un c贸digo alfanum茅rico (clave Steam). Adicionalmente este sistema de claves tiene una funci贸n de control territorial (geobloqueo) que implementa restricciones de activaci贸n -el juego solo se puede activar en un territorio autorizado, (aunque es posible jugarlo fuera del mismo)- y de ejecuci贸n -el juego solo se puede activar y jugar en territorio autorizado-.聽聽

Pues bien, en el a帽o 2013, la Comisi贸n Europea (en adelante, CE), inici贸 una investigaci贸n que culmin贸 en la declaraci贸n de que Valve y cinco de sus editores hab铆an participado en la restricci贸n de ventas transfronterizas de determinados juegos, impidiendo la activaci贸n de los mismos a usuarios ubicados fuera de concretos pa铆ses. Esta actitud constitu铆a una infracci贸n del art铆culo 101.1 TFUE.

Valve solicit贸 al Tribunal General (en adelante, TG) anular la decisi贸n invocando dos motivos:

Mediante el primer motivo, se alega que la CE declar贸 err贸neamente que exist铆an acuerdos contrarios al art铆culo 101.1 TFUE. Para ello argumentaba que, para confirmar la aplicaci贸n del art. 101.1 TFUE, debe demostrarse concurso de voluntades. Sin embargo, ellos actuaban como mero prestador de servicios ante las peticiones de los editores.聽

En este sentido, la CE uso pruebas como correos electr贸nicos que demostraban que Valve no solo pon铆a las claves a disposici贸n de los editores, sino que incluso planteaba proactivamente la posibilidad de usarlas con el fin de restringir ventas pasivas. Adicionalmente, el geobloqueo no pod铆a ser instaurado unilateralmente por los editores ya que las claves Steam solo las pod铆a generar Valve, y su uso era 煤nicamente posible en la plataforma Steam.聽

A este respecto, el TG recuerda que, si bien es cierto que, para que se infrinja el art铆culo 101 TFUE debe haber acuerdo de voluntades de dos partes, no es necesario demostrar la existencia de un compromiso formal para acreditar dicho acuerdo. A mayor a帽adidura, el TG aclara que, aun si se demuestra que fueron los editores quienes unilateralmente quer铆an aplicar pol铆ticas de restricci贸n, este hecho es irrelevante a efectos de aplicar el art铆culo 101 TFUE.聽聽

En el segundo motivo, Valve alega que i) la conducta se calific贸 incorrectamente como 鈥渞estricci贸n de la competencia por objeto鈥, ii) que hab铆a incluso efectos positivos y beneficios para los consumidores y ii) que adem谩s no existe una relaci贸n de distribuidor-proveedor entre Valve y los editores.

En este aspecto la CE expone que las claves Steam ten铆an por objeto restringir las importaciones paralelas de los videojuegos, haciendo pr谩cticamente imposible cualquier venta pasiva fuera de determinados pa铆ses. Mediante el geobloqueo se pretend铆a impedir que distribuidores o usuarios ubicados en pa铆ses donde los precios de los videojuegos eran m谩s elevados, pudieran adquirirlos mediante claves de Steam en pa铆ses del EEE con precios m谩s bajos. A tal efecto, la alegaci贸n de la existencia de algunos efectos favorables, sin prueba certera, es infundada y no basta para descartar una restricci贸n por objeto.聽

Por 煤ltimo, a pesar de que Valve no fuera distribuidora de los videojuegos, s铆 los ofrec铆a en su Steam Store (llev谩ndose un 30% del precio), por lo que ten铆a un claro inter茅s en el uso de las claves Steam para el geobloqueo.聽

Asimismo, cabe destacar que Valve hizo una serie de alegaciones relativas a los derechos de autor que ostentaban los editores sobre los videojuegos. A este respecto, la empresa estadounidense dec铆a que los derechos de autor no estaban sujetos a agotamiento en la UE, y que el control territorial que se establec铆a mediante las claves Steam deb铆a considerarse como una forma de ejercitar los derechos de autor para impedir la comunicaci贸n no autorizada al p煤blico de sus videojuegos. Adicionalmente Valve explicaba que, siendo ellos un prestador de servicios y operador de la plataforma, era leg铆timo que estableciesen limitaciones a fin de asegurar la protecci贸n de estos derechos.聽

El TG, en vista de dichas alegaciones, consider贸 que no resultaban pertinentes debido a que, como bien explic贸 la CE, la cuesti贸n de si el derecho de autor se ha agotado, no excluye la aplicaci贸n del art. 101 TFUE, igual que tampoco excluye su aplicaci贸n un comportamiento que siendo el ejercicio de un derecho, es susceptible de constituir una restricci贸n del comercio entre Estados Miembros.

Ver en medio original